Ooops! Por favor contacta con MeriTomasa y lo hablamos por email. No puedes realizar pedidos desde tu país. United States

El Buen Juicio

Muelas del juicio, plata de ley, bronce y elásticos de ortodoncia.

bro-0254

Broche personalizado: mis muelas del juicio, plata de ley, bronce y elásticos de ortodoncia. Para lucirlo los días de fiesta de guardar y con utilidad práctica: sirve para no perder el buen juicio cuando ataca el arrebato.

Realizado con 3 de mis muelas del juicio: la cuarta está reproducida en plata porque la primera vez no caí en pedírsela al dentista. Bronce, elásticos de goma y ortodoncia en plata de ley. Acabado pulido.

Pieza única de mi colección de arte privada. No está a la venta. Pero la idea me gusta y por eso he hecho también una colección prêt-à-porter de Imperdibles Muelas del Juicio y también de Pins Muelas del Juicio.

Más detalles

Reseñas

Escribe tu opinión

El Buen Juicio

El Buen Juicio

Broche personalizado: mis muelas del juicio, plata de ley, bronce y elásticos de ortodoncia. Para lucirlo los días de fiesta de guardar y con utilidad práctica: sirve para no perder el buen juicio cuando ataca el arrebato.

Realizado con 3 de mis muelas del juicio: la cuarta está reproducida en plata porque la primera vez no caí en pedírsela al dentista. Bronce, elásticos de goma y ortodoncia en plata de ley. Acabado pulido.

Pieza única de mi colección de arte privada. No está a la venta. Pero la idea me gusta y por eso he hecho también una colección prêt-à-porter de Imperdibles Muelas del Juicio y también de Pins Muelas del Juicio.

Ficha técnica

ColecciónMuelas del Juicio
CategoríaImperdibles
MaterialMuelas del juicio, plata de ley, bronce y elásticos de ortodoncia.
Año2017

Más información

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio son la tercera molar y crecen normalmente entre los 16 y los 20 años. Hay cuatro, una en cada cuadrante bucal (arriba y abajo, izquierda y derecha), y salen en la última posición de la línea de la dentadura, al fondo de la boca.

Se llaman «muelas del juicio» precisamente por eso, porque coinciden con la edad en que las personas ya empiezan a tener discernimiento y buen juicio, a diferencia de la mayoría de dientes, que aparecen cuando somos aún pequeños y un poco alocados.

Radiografía de una muela del juicio que aún no ha salido
Abajo a la izquierda, radiografía de una muela del juicio que aún no ha salido.

Esta denominación es común en muchas lenguas (y por tanto culturas) de todo el mundo: en latín, denso sapientiae; en griego, φρονιμίτης; en catalán, queixal del seny; en italiano, dente del giudizio; en portugués, dente do siso; en francés dent de sagesse; en inglés, wisdom tooth; en neerlandés, verstandskies; en alemán, Weisheitszähne; en ruso, зуб мудрости; en chino, zhi ya (智齒) de zhi (sabiduría) y ya (diente). En persa se llama dandan-e aghl (دندان عقل) y en hebreo shen bina (שן בינה). Todas significan literalmente "muela de la sabiduría, del juicio o del entendimiento". En árabe se llama ders-al-a'qel (ضرس العقل), que significa "muela de la mente".

Las muelas del juicio son, sin embargo, una rémora genética: los humanos primitivos tenían una dieta diferente de la actual que requería una mayor capacidad para masticar hojas, y de ahí que tuvieran las mandíbulas más largas y estos terceros molares. Los cambios en la dieta han hecho evolucionar nuestra especie hacia unas mandíbulas más cortas y la probable pérdida, en la medida que avancen las generaciones, de estos terceros molares.

Precisamente por esta progresiva disminución genética de la longitud de la mandíbula, hay gente que no llega a tener nunca muelas del juicio, o que le salen bastante más tarde, o que tiene complicaciones bucales que obligan a extraerlas. Y de ahí, me pregunto... ¿Estarán estas personas desprovistas de cordura y buen juicio?

«El seny i la rauxa» y la quintaesencia del «seny» catalán

«El seny i la rauxa» (el buen juicio y el arrebato) forman parte del ADN cultural de Cataluña y son antónimos. El buen juicio se opone al arrebato, y el arrebato al buen juicio. Como país, como cultura, como historia y como personas, todos hemos vivido eventos donde nos ha gobernado la cordura y otros donde nos ha gobernado el arrebato. Seguro que es un equilibrio natural presente en muchas culturas (el yin y el yang, por ejemplo, en oriente), pero es indudable que en Cataluña es un marco de referencia habitual.

Retrato robot de la quintaesencia del seny catalán
Retrato robot de la quintaesencia del seny catalán.

Por todo ello, cabe abordar una duda trascendental: cuando el dentista nos saca una muela del juicio ... ¿no nos estará quitando también la parte proporcional de nuestro buen juicio? Y cuando te quedas sin las cuatro muelas del juicio, ¿no nos estarán abandonando huérfanos a la tiranía del arrebato?

No existe evidencia científica de que las muelas del juicio tengan relación con la capacidad de un catalán o una catalana para mantener el equilibrio entre «el seny y la rauxa», pero la lengua da forma a la realidad, y seguro que no es nada intrascendente que se llamen «muelas del juicio», y no sólo en catalán. Por lo tanto, aunque no hay evidencia científica, sí hay evidencia cultural de que, una vez somos desprovistos de nuestras muelas del juicio, somos más propensos a convertirnos en personas alocadas y sin buen criterio.

He aquí el sentido y objetivo de este broche: llevar bien cerca de mí mis muelas del juicio, para no perderlo nunca, especialmente en fechas señaladas, y para mantener el equilibrio cultural catalán entre el seny y la rauxa.

En otras palabras, este broche es un vademecum para llevar siempre encima la quintaesencia del seny catalán, y en concreto, en este caso, la cordura de MeriTomasa.

Si te gusta este tesoro, también te gustará...