Contacta con MeriTomasa y lo hablamos por email. No puede realizar pedidos desde su país. United States

Anillo Atlante en plata

Plata de Ley

Anillo Atlante realizado únicamente en plata.

¡Sin trucos ni baños! Plata de ley. Elaboración sobre pedido: cada anillo es único.

El diseño característico del anillo Atlante (o las alianzas Atlante) consiste en que las tres líneas paralelas son de plata, oro y cobre. La ventaja de realizarlo únicamente en plata es que el coste es más asequible, sin renunciar a los elementos característicos. Acabado pulido.

Y si te gusta pero lo preferirías con algún cambio... ¡Cuéntamelo y lo hablamos!


¿No sabes la talla de tu dedo? Descúbrela con este práctico Medidor de Tallas de Anillos de MeriTomasa

Más detalles

29 artículos

  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35

Ficha técnica

ColecciónFuera de colección
CategoríaAnillos
MaterialPlata de Ley
Año2017

Más

El Anillo Atlante en plata de ley

Esta versión realizada únicamente en plata tiene la ventaja sobre la versión en oro, cobre y plata de que su coste es más económico. Pero "económico" no significa "barato". Si buscas un anillo Atlante barato, no soy tu joyera :) Mis anillos Atlante en plata están realizados completamente en plata de ley, no con un baño. Son más fuertes, duraderos, con garantía, y exclusivos. Los elaboro sobre pedido, de manera que no hay dos iguales.

El anillo Atlante es una joya cargadita de leyendas. Sus funciones e historia es algo tan complejo que es imposible de explicar aquí en cuatro párrafos. Aun así lo intentaré ;)

La leyenda de la Atlántida

Detalle del cuadro El relámpago de Zeus», del pintor ruso Léon Bakst (1908)

La destrucción de la Atlántida, en el detalle del cuadro «El relámpago de Zeus», del pintor ruso Léon Bakst (1908).

En primer lugar podríamos hablar de la fascinante leyenda (o no) de la civilización de la Atlántida, una ciudad muy avanzada, al punto de haber construido enormes cúpulas energéticas que aislaban a la ciudad de los cambios climáticos externos.

La tectónica de placas no deja lugar a dudas, no hay lugar para la Atlántida, ningún continente o isla de dimensiones como las descritas pudo haberse sumergido o inundado sin dejar pruebas de ello. Aún así no deja de ser fascinante como durante siglos se ha buscado un continente idílico y existen tal cantidad de textos a lo largo de la historia aportando pruebas de su existencia.

Platón habló por primera vez de la Atlántida en sus diálogos Timeo y Critias, escritos hacia el 350 a.C. Desde entonces, se han realizado infinidad de conjeturas, tanto para demostrar su existencia como para negarla. Aristóteles, el discípulo de Platón, opinaba que la historia de la Atlántida era una ficción, inventada por su maestro: "El hombre que la soñó la hizo desaparecer". Otros autores antiguos como Estrabón, Plinio el Viejo o Plutarco no estaban tan seguros, pero tampoco se atrevieron a apoyar su existencia histórica. Ya en la Edad Media se puso en duda la opinión de Aristóteles, con lo que comenzó la discusión que dura hasta la actualidad.

Platón y Aristóteles, en La Escuela de Atenas de Rafael

Platón y Aristóteles, en «La Escuela de Atenas», de Rafael, 1512.

La Atlántida es uno de los mitos mundiales más antiguos y narra la historia de una civilización floreciente que vive en una isla "más allá de las columnas de Hércules". Platón citaba como fuente al historiador Solón, que 200 años antes había oído hablar en Egipto sobre la destrucción de una isla "al oeste". Platón convirtió el mito de la isla destruida en una parábola sobre una civilización que, cegada por su propio poder y esplendor, desafía a los mismo dioses, por lo que es destruida en un día y una noche, sobre el año 9.500 a.C., aunque ni siquiera en esto en particular hay acuerdo entre los autores: la fecha de destrucción de la Atlántida varía entre el 10.000 a.C. y el 8.500 a.C.

Howard Carter y el anillo Atlante

Sobre el anillo Atlante recaen mil y una fábulas, la más popular la del explorador y arqueólogo Howard Carter.

El 5 de noviembre de 1.922, en el Valle de los Reyes, Howard Carter encontraba la más famosa tumba real, la del faraón Tutankamon, el llamado «faraón niño». El día 24 del mismo mes y año, Carter y su patrocinador, el noble inglés Lord Carnavon, llegan frente a la puerta sellada en donde aparecía un nombre hoy mundialmente conocido: TUT-ANK-AMON.

A la entrada de la tumba los sacerdotes egipcios habían dejado esta inscripción: «la muerte rozará con sus alas a quien toque al faraón». En otras palabras, se había consagrado una protección psíquica para castigar a los violadores de la paz del faraón, la llamada «maldición del faraón».

Máscara funeraria de Tutankamón en el Museo Egipcio de El Cairo

Máscara funeraria de Tutankamón en el Museo Egipcio de El Cairo.

El 6 de abril de 1923 muere Lord Carnavon en el Hotel Continental del Cairo. La causa de su muerte: una enfermedad desconocida. Así se iniciaron una serie de decesos, cuyas víctimas fueron personas que estuvieron relacionadas con el descubrimiento de la famosa tumba. No tardaron en seguirlo su hermano, su secretaria, el ayudante de Carter, tres colaboradores más, hasta completar un total de veintitrés víctimas.

El 19 de diciembre de 1966, crece la lista fatídica con el nombre de Mohammed Ibrahim, director del Museo de Antigüedades Egipcias. Acababa de firmar un convenio con diplomáticos y funcionarios franceses para que el tesoro de Tutankamon fuera exhibido en París, en Le Petit Palais. Al pasar la calle lo atropella un automóvil y muere días más tarde. En febrero de 1972, su sucesor, Gamal Mehrez, firma otro convenio para llevar nuevamente el tesoro de Tutankamon fuera de Egipto, esta vez a Londres. Sufre un derrame cerebral y muere.

La única persona que sobrevivió a esta racha de extrañas muertes fue, precisamente, el más «culpable», Howard Carter, quien falleció en Sucama, a los 66 años, el día 2 de marzo de 1939, casi 17 años después del haber profanado la tumba de Tutankamon.

Howard Carter

Howard Carter

¿Qué protección especial tuvo Carter? él estaba en posesión de un anillo, una coraza contra todas las desgracias que los mas poderoso magos o brujas pudieran desearle. Tan excepcional protección la había encontrado Carter en una de las tumbas del Valle de los Reyes, al principio de su carrera como egiptólogo. Se trataba de la tumba de un sacerdote llamado Jua, donde los cuerpos de este y de su esposa habían aparecido en perfecto estado de conservación. Se trataba de un anillo Atlante.

Poderes del anillo Atlante

Y por concluir exponer un poco el poder y la simbología que se le atribuye a este anillo:

El anillo atlante protege de las vibraciones negativas de cualquier tipo, tanto de los maleficios, encantamientos, maldiciones y sortilegios, como de las perturbaciones vibratorias peligrosas de la naturaleza. Entre estas se encuentran los terremotos y las ondas magnéticas negativas provenientes de la tierra, originadas por el campo eléctrico que se forma por el rozamiento de corrientes de agua subterráneas que circulan debajo de algunas casas, escuelas y oficinas, en las cuáles se altera permanentemente la salud, capacidad y felicidad de sus ocupantes.

Se agudiza su premonición o sexto sentido, lo que les permite conocer lo que sucede, sin necesidad de tener información previa ni de razonar.

Se incrementa su facultad de enviar y recibir mensajes mentales, o dicho en otra forma, aumenta su capacidad telepática.

Por otra parte, se ha continuando investigando sobre la influencia de éstos símbolos en los seres humanos y últimamente se ha encontrado que muchas personas —no todas— también desarrollan la capacidad de conocer anticipadamente los sucesos.

Simbología del anillo Atlante

Nada en el Anillo Atlante es grauito: cada uno de sus materiales y formas tiene su motivo y significado:

  • Los 2 triángulos isósceles a los lados de las 6 figuras geométricas depuran las energías transformándolas en positivas que fluyen hacia el interior del anillo por los orificios de sus vértices. Las 3 líneas forman una rejilla que absorbe las energías.
  • Los 4 orificios diametralmente opuestos son las vías a través de los cuales fluyen las energías: las positivas hacia el interior por los orificios de los triángulos isósceles y las negativas hacia el exterior por los otros dos, formando así un circulo bioenergético que transforma permanentemente las energías negativas en positivas, que fluyen y se multiplican a través del la línea del infinito.
  • La línea del infinito, también llamada Lemniscata, es la figura que describe la forma de vibración de la energía. Su función es servir de multiplicador, suministrando energía positiva y extrayendo la energía negativa.
  • Hay 6 figuras geométricas que son las que permiten captar, acumular, potenciar y emitir energía cósmica, en forma de vibraciones electromagnéticas, por medio de leyes y fenómenos desconocidos, pero comprobados por múltiples experiencias.

La función fundamental del Anillo Atlante es generar campos de energía sobre uno de los meridianos que fluyen a través de nuestro organismo y desembocan en nuestros dedos para que de allí se irradien a la totalidad de nuestro campo bioplasmático.

En conclusión, un tesoro cargado de historia y con un sinfín de significados....

Y si te gusta pero lo preferirías con algún cambio... ¡Cuéntamelo y lo hablamos!

Reseñas

grado 
05/09/2017

Agraïment

Tant el servei com el resultat final han estat meravellosos i estic encantada amb l'anell. Recomano a tothom que vulgui algun detall especial posar-se en contacte amb ella perquè t'ajuda en tot moment.

Gràcies,

Anaïs i Pau

    ¡Escriba su opinión!

    Escribe tu opinión

    Anillo Atlante en plata

    Anillo Atlante en plata

    Anillo Atlante realizado únicamente en plata.

    ¡Sin trucos ni baños! Plata de ley. Elaboración sobre pedido: cada anillo es único.

    El diseño característico del anillo Atlante (o las alianzas Atlante) consiste en que las tres líneas paralelas son de plata, oro y cobre. La ventaja de realizarlo únicamente en plata es que el coste es más asequible, sin renunciar a los elementos característicos. Acabado pulido.